Presentación de la Alianza de Acción de Emergencia: Tomando los primeros pasos después de un desastre nuclear


Akio Matsumura

Con motivo del 5º año del accidente nuclear de Fukushima, escribí un artículo titulado “Nuestros Lecciones de Fukushima: Nuevas preocupaciones para el futuro” Fue un placer recibir tantas respuestas positivas de amigos y otros lectores.

Muchos lectores también indicaron sus frustraciones con la realidad de que existen aún muchas cuestiones sin resolver como: 400 toneladas de agua contaminada de la planta de Fukushima que son vertidas en el mar todos los días; no hay sitios de depósito para los materiales de desecho de radiación; y no se esperan soluciones científicas con respecto a la limpieza de los reactores fundidos durante al menos 40 años. Los lectores también han apreciado mi preocupación por la alta probabilidad de ataques terroristas a otras centrales nucleares en todo el mundo y a la necesidad de establecer algunos mecanismos y estrategias para hacer frente a la situación después de estos posibles ataques – la planificación posterior al evento e intervenciones. Fue gratificante saber que las organizaciones Médicos por la Responsabilidad Social / Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear (PSR / IPPNW Suiza) publicaron este artículo en Inglés y Francés. (IPPNW fue premio Nobel de la Paz en 1985.)

Hemos aprendido que incluso un accidente o error de uno cualquiera de los muchos cientos de plantas de energía nuclear causaría una tremenda pérdida humana y del medio ambiente por muchas décadas, si no siglos. Los daños causados ​​por un ataque nuclear o una “bomba sucia” sería tan grande que resultaría difícil de calcular, pero los costos están seguros de ser mucho más grandes que el desarrollo y la aplicación de fuentes de energía alternativas. (Mirando hacia el futuro, una preocupación adicional es cómo almacenamos de forma segura altamente irradiados barras de combustible gastado cuyo plutonio tiene una vida media de 24.000 años y cómo se identifican lugares adecuados para el almacenamiento de estos residuos nucleares para proteger a nuestros descendientes.)

Veo posibilidades de crisis en los aproximadamente 430 centrales nucleares que existen actualmente en 31 países, con otro 66 en construcción en 16 países. Hemos aceptado desde hace tiempo los peligros de ataques por parte de agentes del estado-nación con armas nucleares, y ahora tenemos que entender y reconocer las implicaciones de la amenaza de los errores humanos y desastres naturales como terremotos, tsunamis y volcanes en las plantas de energía nuclear, además de los ataques directos contra éstos plantas de energía. Por encima de todo, estoy particularmente preocupado por los ataques terroristas contra las centrales nucleares de los países altamente volátiles. No sólo no podemos detener el creciente número de guerras y conflictos, es posible que tampoco sería realista esperar una menor probabilidad de ataques terroristas contra las plantas de energía nuclear o un aumento en la disposición de los gobiernos y las industrias nucleares para hacer frente a estos desafíos.

Albert Einstein dijo en 1945: “La liberación de la energía atómica ha cambiado todo excepto nuestra forma de pensar… la solución a este problema se encuentra en el corazón de la humanidad. Si lo hubiera sabido, me habría convertido en un relojero”.

Estoy convencido de que debemos emprender acciones que de manera responsable nos preparan para responder a una crisis nuclear.

Prevención y posteriores al evento acciones

Prevención de la crisis nuclear es una primera necesidad de la orden de que los gobiernos, el OIEA, muchas organizaciones internacionales y líderes de opinión deben (y lo hacen) frente a toda costa. Esta semana, el presidente Obama es anfitrión de la cuarta y última Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington, DC A pesar de estos esfuerzos, el interés en la seguridad nuclear entre los líderes mundiales se menguante, impulsado en parte por la complacencia – la sensación de que todo está bien porque una completa desastre nuclear -scale no ha ocurrido.

Pero, ¿qué ocurre si se produce una crisis? La prevención de una crisis nuclear es un trabajo. La reducción de los daños y el pánico después de una crisis es otra. Lo que he aprendido de Fukushima son las acciones posteriores al evento también deben ser anticipadas -¿Cómo repartir las reparaciones de emergencia del mango a estructuras nucleares, evacuaciones de miles o millones de personas, trauma psicológico, y otras acciones que preferimos ignorar? El reto es llevar la sabiduría de los expertos en muchos campos para crear un análisis exhaustivo. Esto no es un problema que puede ser resuelto totalmente previsto, podemos establecer mecanismos que ofrecen la preparación significativa para los escenarios posteriores al evento que implican las crisis nucleares para las próximas generaciones venideras.

Escribo para introducir la Alianza de Acción de Emergencia (EAA). Soy co-fundador de la CEA para abordar tres necesidades específicas: (1) identificar y asesorar sobre los primeros pasos después de una crisis nuclear desde la ingeniería, política y campos de la medicina a través de la experiencia diversa de un Consejo Asesor Internacional, (2) desarrollar bien investigados y efectivos protocolos médicos de las intervenciones para reducir el daño de la exposición a la radiación, y (3) comunican información precisa y de alta calidad y análisis a través de las redes sociales.

Tengo la suerte de tener a Steven Evans como co-fundador. Conocí a Steven hace dos años en una conferencia para discutir las consecuencias del accidente nuclear de Fukushima. En particular, ha ayudado a centrarme en cómo podemos tratar a los cientos de miles de personas que ya han sido afectados por la radiación. Estas víctimas se remontan a los que están expuestos a los ensayos nucleares de la Guerra Fría temprana, así como los accidentes de Chernobyl y Fukushima.

Esperamos con interés recibir sus opiniones y comentarios a medida que desarrollamos aún más la eficacia de la EAA.

Presentación de la Alianza de acción de emergencia

Contexto

Las estimaciones de analistas bien informados indican que hay una mayor probabilidad de que los terroristas apuntarán a una o más de las muchas plantas de energía nuclear en todo el mundo, particularmente en Pakistán, donde la agitación política y baja seguridad hacen que las plantas de energía especialmente vulnerables.

Al mismo tiempo, también existe la amenaza de una explosión de “maleta” dispositivos nucleares en áreas críticas [por ejemplo, Wall Street], destinados a sembrar el pánico y la radiación. Esta preocupación surge de los últimos informes sobre la falta de materiales radiactivos [de los hospitales y otros sitios, tanto en los EE.UU., así como Irak y establece dentro de la antigua URSS], lo que podría caer en manos de terroristas.

En el caso de una crisis, los gobiernos se enfrentan a la competencia presiones de la solución de un problema enormemente difícil y mantener el pánico estalle. Estas necesidades duales dejan un espacio de confianza y la acción entre el ciudadano y su gobierno.

Estado de la misión

Necesidades clave. Teniendo en cuenta estas amenazas crecientes y los intereses del gobierno en conflicto, hemos identificado tres necesidades críticas que no hayan dado cumplimiento a un escenario de desastre post-nuclear. La primera necesidad es estar preparado para evaluar posibles crisis e idear soluciones creativas para que las autoridades puedan reducir aún más el daño inmediatamente después -a través de reparación de emergencia o evacuación, por ejemplo-. Un grupo de autoridades con amplios conocimientos de muchos orígenes podría evaluar de forma independiente la situación y, de este modo, ayudar a reunir los recursos para resolver los problemas que identifican como más urgente.

La segunda necesidad es fundamental para la construcción de intervenciones útiles y valiosas que el público podría realizar, incluso mientras se está “asegurada” todo está totalmente bajo control y no existen peligros. Hay una importante necesidad de tener disponibles los protocolos médicos bien investigados y cuidadosamente definido de intervenciones que podrían abordar de liberación de radiación. En la actualidad prácticamente no hay protocolos médicos en la atención médica que podrían proteger a las personas de la exposición a la radiación. Lo que se necesita es una agregación antes de las intervenciones de mérito para una variedad de niveles de exposición a la radiación que pueden surgir en la cara de una catástrofe nuclear.

La tercera necesidad es la utilización eficaz de las redes sociales, que la EAA empleará para difundir la información de calidad precisa y de alta, los análisis y los protocolos que desarrolla.

Plan de acción. En primer lugar, la EAA ensamblará un Consejo Asesor Internacional de 100 líderes de opinión respetados y expertos técnicos que pueden ofrecer una variedad de perspectivas autorizadas sobre la evacuación, la seguridad y otros aspectos de la respuesta a la crisis, a las comunidades afectadas. En segundo lugar, la EAA organizará bien investigados, protocolos eficaces de intervención médica para la exposición a la radiación que estaría listo para su uso inmediato cuando sea necesario. Por último, el CEA se basará en toda la gama de redes de medios sociales para difundir la información, análisis y protocolos ensambla.

Estrategia. El CEA reunirá un grupo de aproximadamente 100 principales autoridades que representan a diversos grupos del sector privado y público, de muchas disciplinas, y de muchos países. El iniciador primario y uno de los co-fundadores de la EAA, Akio Matsumura, tiene una notable historial de cumplimiento de dichos conjuntos de líderes de opinión del mundo y volverán a emprender esta tarea para las CEA. El otro co-fundador, Steven Evans, ha estado investigando la literatura médica revisada por las intervenciones médicas útiles y ayudaría a encabezar el conjunto de conocimientos médicos para hacer frente a la exposición a radiación. Él también tiene experiencia en el aprovechamiento de las redes sociales para comunicarse con la amplia circunscripción del CEA tendrá como objetivo.

Be Sociable, Share!