¿Puede ser la energía nuclear una respuesta para la necesidad hindú de energía?


M.V. Ramana, Princeton University

M.V. Ramana, Princeton University

El gobierno de la India está en negociaciones con el gobierno japonés para la concertación de un tratado bilateral de cooperación nuclear, lo que permitiría a la India importar partes de reactores nucleares japoneses. El principal argumento dado para los planes de la India en materia nuclear es que el país sufre la escasez de electricidad y su demanda está creciendo rápidamente.

Hay por lo menos tres tristes realidades que subyacen a esta discusión. El primero, y quizás el más conmovedor es que Japón, que se enfrenta actualmente a una tremenda oposición democrática para reiniciar los reactores nucleares en el país, está considerando exportar las partes de reactores nucleares a un país donde, de nuevo, hay una oposición significativa a la energía nuclear, especialmente en todos los sitios que se han seleccionado para la instalación de reactores importados de empresas como Westinghouse, General Electric y Areva. Sus razones para tal oposición no son difíciles de discernir. A raíz del 11 de marzo de 2011, los territorios cerca de un reactor nuclear existente o en proyecto, podrían sufrir una suerte similar a la de los habitantes de las áreas alrededor de Fukushima. Estos reactores nucleares también se encuentran en zonas que albergan miles de personas viviendo de la agricultura, la pesca y otras ocupaciones, y esta gente ve, con razón, el reactor como una gran amenaza para sus medios de vida. La respuesta del gobierno de la India a la oposición ha sido una combinación de coerción, soborno y propaganda. El apoyo a los esfuerzos nucleares del gobierno de la India, por lo tanto, no puede ser considerado respetuoso de los derechos democráticos.

La segunda realidad que expongo en mi libro, El Poder de la Promesa: Examen de la Energía Nuclear de la India, se refiere a que la energía nuclear no va a ser la respuesta a los problemas de electricidad de la India. Las múltiples razones para esta afirmación son los antecedentes de fracaso, malas decisiones tecnológicas y la falta de aprendizaje organizacional. Para empezar, la capacidad nuclear actual en el país -más de sesenta años después del programa de energía atómica establecido- es de sólo 5.780 MW, un 2.5 por ciento de la capacidad total de generación. Incluso con supuestos optimistas sobre el futuro, esta fracción es poco probable que aumente a más del 5 por ciento durante décadas. Pero el optimismo no se justifica. El Departamento hindú de Energía Atómica (DAE) ha hecho muchas proyecciones ambiciosas. Los planes de la DAE también implican la construcción de cientos de reactores reproductores rápidos. En las primeras décadas de la energía nuclear, muchos países persiguieron los programas de reactores reproductores, pero prácticamente todos ellos han renunciado a los reactores reproductores por inseguros y poco rentables. El DAE simplemente no ha asimilado las lecciones de la triste historia de la tecnología de criador a nivel mundial, por lo que se muestra la falta de aprendizaje organizacional. Por el contrario, la energía eólica, que comenzó en serio sólo en la década de 1990, ha superado a la energía nuclear, no sólo en términos de capacidad instalada, sino en el número de unidades de electricidad (kwh) introducida en la red.

La tercera realidad es que la India y los países industrializados en general, necesitan electricidad barata y asequible. La energía nuclear no es, en ese sentido una opción para muchos de ellos, ya que es cara. Esto ha sido ampliamente corroborado en el caso de la India, donde el carbón ha sido mucho más barato que la electricidad nuclear. Reactores de futuro, reactores de agua ligera importados, así como los reactores reproductores rápidos, prometen ser mucho más caros, lo que hará que la electricidad generada en éstas sea inasequible para los sectores más débiles de la sociedad. Las expectativas de que la industria nuclear aprenda de la experiencia pasada y reducir los costos de construcción también se han desmentido en varias ocasiones.

Por último, ¿qué pasa con el otro argumento comúnmente escuchado -que la energía nuclear podría reducir significativamente las emisiones de carbono de la India y de ese modo ayudar a la mitigación del cambio climático-? En primer lugar, los planificadores de la India no lo ven como una cuestión de la energía nuclear o los combustibles fósiles. En segundo lugar, si la energía nuclear no puede expandirse rápidamente y de forma sustancial, entonces no puede ayudar con el cambio climático en ninguna manera significativa, sobre todo si la expansión lograda es a costa de la inversión en otras posibles soluciones a estos problemas. En tercer lugar, debido a su carácter centralizado y los enormes costos involucrados, la energía nuclear no puede desempeñar un papel importante en la solución de las necesidades de energía de la gran mayoría de la población de la India, y mucho menos hacerlo de una manera que ofrece a los beneficios ambientales netos. En particular, tratar de utilizar la energía nuclear como una solución al cambio climático sólo trae consigo dos de los problemas -y hasta ahora insolubles- asociados a la energía nuclear: la susceptibilidad a accidentes catastróficos, y tener que lidiar con los desechos radiactivos que se mantiene peligroso para la salud humana durante milenios.

En resumen, no hay ningún caso justificable para apoyar una expansión a gran escala de la energía nuclear en la India. Los líderes de Japón deben hacer frente a esta realidad, ya que contemplan ingresar en el comercio nuclear con India.

 

MV Ramana pertenece al Programa de Ciencia y Seguridad Global en la Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Princeton, es autor de El Poder de la Promesa: Examen de la Energía Nuclear de la India (Penguin 2012).

 

Be Sociable, Share!