Más sobre Fuji por Dr. Jorge Zanelli


zanelliEstimado Sr. Matsumura,

 

Leí con interés su artículo sobre el riesgo de una posible erupción en Fuji en el futuro cercano. Este escenario, no sólo es posible sino, de acuerdo con los expertos es altamente probable. En consecuencia, todas las medidas preventivas posibles, deben ser tomadas, con la finalidad de salvaguardar de riesgos innecesarios  a  la población  cercana a la región. Esto incluye proteger a las comunidades cercanas, la industria, la infraestructura de transportes y comunicaciones, etc. Cada uno de estos rubros sus propias características y requiere de diferentes tipos de protección y salvaguardas. Todos ellos deben ser cuidadosamente estudiados y protegidos, e incluso la combinación de los riesgos que enfrentan deben ser tomados en cuenta.

El número de ciudades y pueblos cercanos a Fuji me horroriza. No sé nada acerca de la planificación del uso de la tierra en Japón, pero teniendo en cuenta la información histórica disponible, parece obvio que se debieron tomar las precauciones necesarias antes de autorizar la construcción de viviendas, instalaciones industriales, incluidas las centrales nucleares. Me imagino que los planes de emergencia serán delineados en caso de una erupción, y esto debe incluir la evacuación de la población civil, la protección de la infraestructura y las instalaciones potencialmente peligrosas críticos de todo tipo. El artículo llama la atención sobre el riesgo de un accidente nuclear provocado por una erupción, que es una preocupación legítima. Me parece que un peligro mayor sería la falta de un plan racional para manejar la situación de emergencia, ya sea nuclear o de cualquier otro tipo.

En el caso particular de la central nuclear de Hamaoka, el historial de su funcionamiento es tan dudoso que no se requiere de la amenaza de una erupción volcánica para recomendar su cierre. No he estudiado el caso a profundidad, pero la operación de esta planta continua sin control, me parece un riesgo mayor para la zona la radiación liberada en el caso de un accidente similar al de Fukushima.

Volviendo a la cuestión más general del riesgo de accidente nuclear provocado por una erupción volcánica u otros desastres naturales, no creo que la clausura de todos los reactores nucleares pueda ser la única opción. La situación no es tan diferente de la de otras infraestructuras industriales vulnerables (productos farmacéuticos, plaguicidas, refinerías de petróleo, explosivos, fertilizantes, industrias que producen o emplean metales pesados, etc.) Estoy seguro que el conocimiento de ingeniería existente contribuiría a las emergencias industriales de este tipo en torno a Fuji o en cualquier otro lugar en Japón.

Con el fin de tomar una decisión racional sobre el problema general se deben responder las siguientes preguntas:

  • Qué tan peligrosa es realmente una determinada instalación industrial. Esto requiere una evaluación de riesgo absoluto bajo las operaciones normales, así como en el caso de un accidente.
  • Cómo se compara con otras industrias nucleares. Es posible mantener los riesgos a un nivel aceptable, o su cierre es la única opción.
  • Cuál es el costo y cuáles son los beneficios del cierre de centrales nucleares.

Mi comprensión, de la lectura de muchas fuentes y después de hablar con varios expertos, es que la amenaza de la radiación de baja intensidad ha sido exagerado por la hipótesis lineal sin umbral (LNTH, por sus siglas en inglés), para el que no parece haber ninguna base científica sólida. Sin entrar en detalles técnicos, la LNTH afirma que si una cierta dosis de radiación produce cáncer en el 50% de la población, la mitad de la misma dosis produce el mismo efecto en el 25% de una población similar. Esta “verdad evidente”, al parecer hace que sea posible que las dosis infinitesimales sean susceptibles de producir un enorme número de víctimas en las poblaciones lo suficientemente grandes. Siguiendo esta línea de argumentación, por ejemplo, algunos expertos [“Poisoned Power”, de John W. Gofman, Ph.D., MD, y Arthur R. Tamplin, Ph.D.] predijeron en 1979 333 cánceres o leucemias fatales como consecuencia del accidente de TMI, que no se materializó.

Aunque la industria nuclear no haya aprendido nada de Fukushima (cosa que dudo) y una erupción combinada con un terremoto y/o tsunami propiciara un reactor afectado sin apoyo eléctrico externo, los efectos de impacto y la radiación ambiental en los habitantes de la zona todavía serían modesto en comparación con el enorme impacto directo del desastre natural u otros efectos indirectos, como la falta de alimentos, vivienda o atención médica.

Estoy convencido de que un enfoque racional nos puede llevar a mejores decisiones hacia un camino más estable y sostenible. Esto generalmente significa desviarse de la “verdad evidente”, que es sólo un nombre para la comprensión intuitiva.

Atentamente, J. Zanelli

 

Dr. Jorge Zanelli es físico teórico en el Centro de Estudios Científicos de Santiago, y ex presidente de una comisión presidencial para evaluar la opción nuclear para Chile.

Be Sociable, Share!