Tomemos acción en Fukushima: carta abierta para el Secretario General Ban Ki-moon.


Estimado Secretario General Ban Ki-moon:

Sin duda usted observó el desastre en Fukushima ocurrido el 11 de marzo de 2011, con terror y preocupación: ¿Qué implicaciones tendría otro desastre nuclear en las relaciones interestatales, especialmente en su región de origen en el Este de Asia? Afortunadamente, al parecer, los efectos se mantuvieron en gran medida a las islas de Japón y fueron menos de lo que muchos expertos esperaban. En cuestión de semanas las historias se disiparon, si bien no desaparecieron de los principales medios de comunicación, sólo fueron resucitadas historias de interés personal sobre un héroe o un caso especialmente trágico sobre la pérdida de un ser querido.

Pero la crisis no se ha terminado. Hoy, Martin Fackler reportó en el New York Times que agua contaminada radioactivamente se está escapando de las plantas y que el sitio se encuentra en un nuevo estado de emergencia. Mitsuhei Murata, el ex embajador de Japón en Suiza, escribió una carta el año pasado, que atrajo la atención internacional hacia las miles de barras de combustible radiactivo gastadas en el lugar y el peligro que su vulnerabilidad presenta; él ha dado testimonio de esto varias veces antes de que el parlamento de Japón. Expertos internacionales, independientes y de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, han comentado que los planes de la Tokyo Electric Power Company para la eliminación de las barras del lugar y su almacenamiento en un lugar más seguro, aunque todavía provisional, la ubicación es optimista y poco realista.

Los medios de comunicación han hecho un trabajo muy magro de informar sobre los diversos temas que las barras de combustible presentan. El combustible radiactivo debe ser enfriado continuamente con el fin de mantener la seguridad; el sistema eléctrico improvisado que mantiene la refrigeración ha fallado varias veces, por lo menos una vez por cada 24 horas, tanto por cuenta propia como por consecuencia de las ratas hambrientas. El mecanismo que se interpone entre la seguridad y un incendio en la planta de Fukushima Daiichi es, por decir lo menos, precario. (Y, como ha quedado claro para muchos desde el principio, TEPCO busca esperanzadamente eludir su responsabilidad: en primer lugar, en la seguridad y mantenimiento del sitio, en segundo lugar, en el pago de su costo a Japón)

Solamente se puede especular el alcance de las consecuencias que un incendio de este combustible gastado pueda causar, pero, indiscutiblemente, una vez que iniciara el fuego (por falta de agua de enfriamiento o por el derrame provocado por un terremoto), incluso en el mejor de los casos sería una catástrofe mundial sin precedentes. Las posibles consecuencias son la evacuación de 35 millones de habitantes de Tokio, el desuso permanente de la tierra de Japón, y el envenenamiento de los cultivos de alimentos en los Estados Unidos. Estas no son proyecciones fantásticas, son razonablemente expectativas conservadoras.

Aunque increíblemente pero con demasiada familiaridad, la situación sigue siendo relegada a las últimas páginas de los periódicos, y por lo tanto a la parte posterior de las mentes de nuestros líderes. Esto me recuerda a nuestro enfoque internacional para resolver el cambio climático, en el cual he participado durante décadas, primero en las Naciones Unidas y después como Secretario General de la Cumbre parlamentaria de la Tierra efectuada en Río de Janeiro: tenemos un problema latente pero muy grave que probablemente podemos arreglar, pero carecen de la determinación y la voluntad política para hacerlo. Como usted bien sabe, un exitoso acuerdo sobre el cambio climático nos ha eludido.

En comparación con el cambio climático, sin embargo, la cuestión de las barras de combustible radiactivo de Fukushima es a la vez más fácil de resolver y más urgente. Cualquier japonés puede afirmar que otro terremoto grave golpeará Japón dentro de la próxima década. Es decir, esta situación debe ser resuelta rápidamente.

Sin embargo, incluso si es posible de resolver, la cuestión requiere una atención constante y de actores competentes y bien financiados. Entonces, ¿quién podría hacerse cargo? La Agencia Internacional de Energía Atómica dijo la semana pasada que a TEPCO le llevará por lo menos 40 años para asegurar las barras de combustible radiactivo en contenedores de almacenamiento más adecuados. TEPCO ya se niega a pagar a Japón miles de millones de yenes en costos de limpieza, y no tiene la tecnología o medios para realizar la tarea de manera competente y convenientemente. Y a pesar de ello, hasta ahora el gobierno japonés sólo ha recurrido a TEPCO.

La siguiente opción obvia fuera de Japón es Estados Unidos, por su superioridad tecnológica, el financiamiento, y el liderazgo. Inmediatamente después del accidente, el Departamento de Defensa de EE.UU., ofreció asistencia a Japón, pero los japoneses reusaron su ayuda. Queda por ver si la puerta se ha cerrado de forma permanente. Esto no se trata una acción benevolente: los EE.UU. se encuentran en peligro en el caso de un incendio de este combustible, los residentes de California, Oregón y Washington ya han recibido mucha radiación. La acción dirigida por parte de EE.UU., excepto tal vez por el senador Ron Wyden de Oregón, es poco probable: senadores de EE.UU. y representantes continúa demostrando su impotencia tanto en su país como en el extranjero.

Durante mucho tiempo he estado abogando por un equipo internacional de expertos independientes para investigar la situación. Las Naciones Unidas son un organismo adecuado para ensamblar y entregar dicho equipo. La AIEA, sin embargo, no debe asumir la responsabilidad.
La misión del AIEA es promover el uso pacífico de la energía nuclear. Las preocupaciones de proliferación no son aplicables para ella, y el desastre en sí ha puesto en duda (otra vez) si la promoción del uso pacífico de la energía nuclear debe ser promovido. Mientras que la agencia ha instado recientemente a las mejoras de seguridad en Fukushima, la línea oficial de pensamiento es todavía, de forma incorrecta e imposible, utilizar TEPCO para llevar a cabo el proceso.

No sólo estamos a la espera de un desastre mayor. Uno de ellos ya se está desarrollando ante nosotros. Las consecuencias para la salud de la radiación liberada son graves: a pesar de lo que los principales medios de comunicación están informando, vamos a ver un salto significativo en la tiroides y otros tipos de cáncer en Japón en cuatro o cinco años. Malformaciones congénitas probablemente comenzarán a aparecer. El reporte prematuro de algunas agencias de la ONU y la prensa en general ha sido irresponsable: ¿tenemos idea de lo que significa “precaución”? Estos efectos latentes paralizarán a gran parte de la población joven de Japón en esta década.

Nuestra miopía, en Japón y a nivel internacional, es trágico. Un punto positivo fue dado por el Relator Especial de la ONU Anand Grover quien estuvo en una misión de investigación en Japón el año pasado, espero hacer una copia de sus resultados y difundirlo ampliamente.

Ya hemos esperado demasiado tiempo, como lo hicimos para el cambio climático, para tomar medidas internacionales respecto de Fukushima. Pero ahora es claro que no podemos permitir que Japón se haga cargo de un problema que podría afectarnos a todos nosotros.

Secretario General Ban Ki-moon, le insto a que utilice su posición única como jefe de las Naciones Unidas para impulsar la voluntad política y la organización de un equipo de evaluación independiente de científicos e ingenieros internacionales para resolver el problema de barras de combustible radiactivo gastado en Fukushima antes de que nos veamos obligados a tener en cuenta las consecuencias de otro desastre sean mayores. Japón y el mundo no deberían tener que sufrir más porque decidimos esperar.

Atentamente,

Akio Matsumura
-Ex asesor especial del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo
-Fundador y Secretario General del Foro Global de Líderes Espirituales y Parlamentarios para la Supervivencia Humana
-Secretario General de la Conferencia Parlamentaria de la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro

Be Sociable, Share!